Técnicas biológicas de control de plagas

Técnicas biológicas de control de plagas

fumigar en Madrid

Existen muchas amenazas para los cultivos y plantaciones. Nos horroriza ver cómo una cosecha o un jardín se echan a perder por una plaga de insectos. Afortunadamente, también podemos encontrar a nuestra disposición varias técnicas para frenar este tipo de adversidades. Según nuestra experiencia, fumigar en Madrid puede ser una buena alternativa para acabar con este tipo de plagas. Pero cada vez se desarrollan más soluciones sostenibles.

El control biológico se ha popularizado mucho en la última década. Consiste en la utilización de organismos vivos, otros insectos, para controlar a las especies que están causando daños en cultivos y espacios verdes. La mayor complejidad de estas estrategias es la necesidad de detectar el problema real para decantarse por el mejor organismo para el control de la población que conforma la plaga. Dentro de esta técnica, más natural, podemos diferenciar tres tipos de estrategia.

Lo más habitual es la introducción en la zona problemática de un enemigo natural, esta acción tan sencilla puede ayudarnos a regular y controlar la plaga. Sin embargo, esta medida sólo es eficaz cuando la plaga se instala en una nueva zona, donde todavía no existe presencia de su enemigo natural. También es más efectiva en ambientes naturales como bosques, zonas de naturaleza, cultivos frutales, etc.

Otra alternativa de control biológico se traduce en inundaciones o inoculaciones. El objetivo es aumentar la presencia de enemigos naturales para la especie que está causando los daños. No hablamos de inundaciones de agua, sino de la inundación que supone la liberación de un número elevado de insectos enemigos. Esta alternativa permite una solución rápida y eficaz. La inoculación es la suelta limitada de ejemplares con repeticiones periódicas de esta acción. Sólo se suele emplear cuando la plaga no alcanza niveles críticos.

La última técnica responde a tareas de conservación. En estos casos, ya se cuenta con presencia en la zona del enemigo natural del insecto de la plaga y lo que se pretende es proteger a la especie que nos ayuda al control. Es necesario tener un conocimiento profundo de esos insectos, para saber qué necesitan para quedarse en la zona. Por ejemplo, si se alimentan de néctar, podemos plantar especies florales que les sirvan de sustento.

En Coinve creemos que el control de plagas evoluciona hacia las técnicas más naturales y sostenibles, pero siempre pueden alternase con medidas de control convencionales que nos permiten alcanzar los resultados esperados en el menor tiempo posible. Conocer todas las alternativas de control de pagas es una cuestión esencial para los profesionales de este sector.

Sin comentarios

Publicar un comentario