Rata común: un animal muy agresivo

Rata común: un animal muy agresivo

eliminar ratas en Madrid

¿Sabías que las ratas son animales muy agresivos? Generalmente, estos mamíferos nos provocan rechazo y miedo, algo normal dado la amenaza que suponen. Hemos hablado mucho sobre los riesgos que entraña una plaga de ratas, como empresa especializada en trabajos para  eliminar ratas en Madrid sabemos que es fundamental controlar las colonias formadas por esta especie animal. En este post queremos presentarte a estos seres más de cerca, profundizando en el modo en el que se comportan.

La rata es un animal con un tamaño reducido, si lo comparamos con el ser humano. Sin embargo, estos roedores están considerados como una de las especies más ágil e inteligente. Lejos de lo que pueda parecer, cuando una rata se siente amenazada no saldrá corriendo, lo más habitual es que ataque a su agresor con el objetivo de acabar con esa situación de riesgo. Es cierto que no es lo habitual, este animal prefiere pasar desapercibido y no tener problemas, pero cuando está acorralado se defiende.

Desde Coinve te contamos que la mejor arma de las ratas son sus dientes, lo más habitual es que se tire a morder. Cuando se produce una mordedura de rata debemos actuar lo antes posible, saber que complicaciones pueden surgir como consecuencia del ataque y tomar las medidas oportunas. Lo primero que hay que destacar es que la mordedura resulta muy dolorosa, pero ese no es el principal riesgo de su ataque. Como ya hemos comentado en otras ocasiones, la rata es transmisora de diversas enfermedades. Los microrganismos se encuentran en su saliva, en su orina y en sus excrementos. Al morder, estos animales transmiten las bacterias a nuestro torrente sanguíneo.

El número de enfermedades que pueden transmitir es elevado, pero entre todas las patologías quizá las más peligrosas son:

  1. Sodoku: También conocida como fiebre por mordedura de rata, esta dolencia se manifiesta mediante los siguientes síntomas: dolor de cabeza, muscular, fiebre y escalofríos.
  2. La rabia: Es un virus que ataca al sistema nervioso central, se traslada de unas células a otras provocando una infección sistémica.
  3. Fiebre de Haverhill: Se trata de una bacteria que, generalmente, se encuentra en la faringe de la rata y se contagia por su mordedura. El período de incubación es de una semana y los síntomas responden a un cuadro de fiebre, vómitos, dolor de cabeza y muscular, erupción cutánea, etc. Si no se trata esta patología puede provocar otras enfermedades y la complicación de otras patologías crónicas.

El control de esta plaga es una cuestión fundamental y las labores de desratización son básicas para garantizar unas condiciones de salubridad adecuadas.

Sin comentarios

Publicar un comentario