¿Qué es la legionella?

¿Qué es la legionella?

Coinve

La legionella, también llamada legionelosis es una enfermedad bacteriana que afecta a las personas que se presenta en dos vías, una es la infección pulmonar, neumonía, con fiebre muy alta y, por otro lado, la conocida como fiebre de Pontiac que se caracteriza por un síndrome febril agudo. En función de la gravedad los síntomas pueden ser desde tos leve hasta una neumonía grave que llegue a causar la muerte por la falta de aire en los pulmones de forma progresiva.

La bacteria originaria de esta enfermedad que se sufre en cualquier parte del mundo por igual es la Legionella pneumophila, que contamina el agua en instalaciones de aire acondicionado, bañeras, duchas calientes o en ambientes acuáticos naturales, aunque tienen un mayor riesgo los artificiales ya que crean un entorno ideal para su crecimiento. Cuando se inhala vapor infectado es cuando sucede el contagio, pero nunca se transmite de una persona a otra.

En cuanto a los síntomas pueden confundirse con los de la gripe, cuando se trata de la ya mencionada fiebre de Pontiac, se incuba en cuestión de horas hasta un máximo de 2 días y desaparece en unos días. Además de la fiebre, también presenta quien la sufre cefalea, escalofríos, dolor muscular y malestar general. Esta forma no conlleva la muerte del paciente. En el caso de la enfermedad del legionario o neumonía, el periodo de incubación es mucho más largo, de 2 a 10 días, incluso más, los síntomas también conllevan fiebre, cefalea, dolor muscular e incluso pérdida de apetito, malestar general, letargo y confusión. Esta es la forma más grave y sí que puede conllevar la muerte del paciente.

Una vez diagnosticada, sobre todo la forma más grave, es crucial comenzar cuanto antes con el tratamiento, en el que se incluye antibióticos durante dos semanas, también puede ser necesaria la administración de líquidos a través de vena y el oxígeno mediante un respirador o máscara.

En Coinve, como empresa especializada en la realización de tratamientos que tienen una doble función, la prevención de su aparición y la eliminación de la proliferación de la bacteria, que llevamos a cabo con la periodicidad necesaria para garantizar unas instalaciones óptimas y saludables.

Sin comentarios

Publicar un comentario